kaneda's room

lunes, enero 16, 2006

Humor Amarillo

Desde que la telebasura aterrizó en nuestras casas no he vuelto a ver la tele como antes, mejor dicho ya no veo casi nada de lo que hay excepto alguna que otra cosilla interesante como Roma ó alguna que otra serie buena.
El caso es que ya no se hacen programas como los de antes ni las cadenas apuestan por formatos extranjeros como mi añorado Humor Amarillo que tantos buenos ratos nos hizo pasar en su etapa en Tele5. Nunca podré olvidar los comentarios tan dispares que tenia su versión española y los nombres tan graciosos a los que bautizaban a sus protagonistas/concursantes.

El nombre original del show era Takeshi's Castle, en homenaje a su creador, Takeshi Kitano, que antes de convertirse por completo al cine se dedicaba a hacer el mongol con cosas como ésta. Si es que en la vida hay tiempo para todo, que es de lo que no se enteran algunos. Cuando Kitano abandonó el programa, los responsables tuvieron la genial idea de poner a un chino cualquiera con una cabeza gigante con la forma del antiguo presentador y santas pascuas.El objetivo del programa era asaltar con éxito el castillo de Takeshi, defendido por sus pintorescas tropas. El ganador de todas las pruebas se enbolsaría un millón de yenes. El general (Napoleon, según el doblaje hispano) solía recitar un discurso de ánimo a sus soldados voluntarios, cien japonenes con ganas de darse leches, para subir la moral. Éste era su principal papel, además de dar la salida de las diferentes pruebas con aquel grito de "HITEK!" o algo así. A lo mejor decía "Hi-tech", pero no tiene mucho sentido, a no ser que estuvieran hablando de la tecnología que usarían en un hospital de Kyoto para sanar sus contusiones :D. Los sacrificados soldados salían entusiasmados a grito de su mantra particular, "Kongorima", traducido aquí acertadamente como "me la voy a pegar".
Entre las fuerzas que se oponían a los nipones estaban, principalmente ese trío de lujo que eran El Pelanas, El calvo y El malvado occidental, que hacían acto de aparición en diferentes pruebas, y mostraban unos modales similares a los de los malos de Commando. Según las diferentes pruebas también podían enfrentarse a otros villanos, como El grano de café, El gafotas enclenque, el Samurai gigante, etc... Todos con la misión de eliminar o entorpecer a los sufridos nipones, que sólo querían llevarse un dinerito para alimentar a sus pobres familias.
En cuanto a las pruebas, eran tantas, y tan variadas, que es absurdo intentar comentarlas todas así que solo nombraré las más importantes:
El laberinto del chinotauro: existía en dos variedades, con habitaciones hexagonales o cuadradas. El pelanas y el calvo hacían de las suyas impidiendo que los concursantes llegaran a buen puerto. Una vez salió una tía disfrazada de Goku. Por si no os lo imaginábais, el objetivo era encontrar la salida.

Las puertas: tan sencillo como ir eligiendo cual de las puertas era la que se podía atravesar. Una lotería, como los penalties. Los costalazos que se metían los chinos al embestir con toda su fuerza contra una puerta de madera claveteada eran superlativos. En ocasiones incluso llegaban a derribar la puerta de madera, cual Hulk oriental.

Las zamburguesas: la favorita de España, y una de las más repetidas, hasta el punto de estar medio quemada. Se trataba de elegir que piedras eran seguras y cuales eran de corcho mientras se atravesaba un río. Mientras que algunos optaban por la precaución, la mayoría lo hacía por la velocidad y la improvisación, con cómicos resultados para nosotros y cataclísimas consecuencias para sus dentaduras. El fondo del lago de las zamburguesas tiene que estar de dientes como la Fontana di trevi de monedas.

El circuito de Hirohito: lo más parecido a un videojuego. Consistía en recorrer un circuito en el cual había que esquivar unas bolas, lanzarse con un muelle a una piscina de ladrillos de goma, tirarse de una cuerda... todo ello compitiendo contra un bichejo que había arriba: en el caso que él llegase antes, el concursante era eliminado.

El dominó: prueba velocísima y abundante en tortazos. Sencillamente, correr por encima de unas fichas de dominó gigantes. Normalmente, tras hacer caer la primera, el participante estaba fuera de combate.

Mención de honor a otros dos juegos que recordaréis todos: Los cañones de Nakasone y Terremoto en Yamamoto, que no sé por qué, pero me hacía mucha gracia.

Por contra, también había muchas pruebas no tan divertidas, como la del Karaoke, confeccionada a base de melodías populares en la tierra del sol naciente pero desconocidas en nuestra piel de toro. Otra sin especial interés era la de los cinco agujeros, en dos de los cuales se escondían un par de monstruos que eliminaban a los concursantes. Los otros tres permitían pasar a la siguiente prueba.

Bueno, no me enrollo más. Espero que algún dia vuelvan a poner Humor Amarillo en alguna cadena, aunque me parece que en Via Digital lo pusieron de nuevo, una pena no haberlo visto otra vez. Pero para que nos os vayais con mal sabor de boca os pongo dos enlaces donde podeis ver sendos capitulos del programa.

4 Comments:

  • Pues corren rumores de que la va a emitir Cuatro, aunque al parecer son rumores bastante concretos que anuncian su estreno el 28 de este mes, pero en su web no hay nada...al menos queda poco para averiguar la verdad.
    King Mob

    By Anonymous Anónimo, at 7:51 p. m.  

  • Yo tambien he leido algo,ojalá sea cierto y nos reimos otra vez.Espero que los rumores sean ciertos :)

    By Blogger kaneda, at 11:03 p. m.  

  • Sí, sí. Sábdos y domingos (a partir del 28 de enero) a las 14:40 en Cuatro. Ummmm!!

    By Anonymous jebi7, at 8:15 p. m.  

  • la verdad es q tras ver los dos primeros capitulos te hinchas a reir como hace 15 años.Me han dicho q cuatro solo ha comprado 100 capitulos, lo q seria solo una temporada, pero bueno, confiemos en q dure muchos años

    By Anonymous danimor, at 4:01 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home